Buscar temas
Menú
Buscar temas
Estudios clínicos

Nobel de Medicina 2018: «Debemos exprimir cada pizca de información»

En un adelanto del libro Mortales/ Inmortales, del doctor Osvaldo Arén, publicamos una entrevista realizada al Premio Nobel de Medicina 2018 James P. Allison.

La sangre y sus conmociones es algo que conoce bien el doctor James P. Allison. El biólogo molecular estadounidense fue reconocido -junto al inmunólogo de la Universidad de Kioto Tasuku Honjo- con el Premio Nobel de Medicina 2018, por sus aportes a las nuevas terapias que usan las propias defensas del paciente contra el cáncer.

Allison, jefe de la plataforma de inmunología del MD Anderson Cancer Center, estudiaba un tipo de glóbulos blancos que ataca las células cancerosas, cuando descubrió el mecanismo que éstas usan para frenar a nuestro sistema inmune.

Pues bien, el científico tiene una particular y pragmática mirada sobre los estudios clínicos. Vamos a sus palabras:

– ¿Deberían los gobiernos tratar el acceso a las terapias contra el cáncer como un asunto político?
 -Sí. La función principal de los gobiernos es garantizar la mejor calidad de vida para las personas. Puedo pensar en muy pocos temas más importantes.

– ¿Qué otras cosas deberían pasar para que más pacientes puedan recibir las nuevas terapias oncológicas? Hoy su acceso es muy limitado, especialmente en los países latinoamericanos por su alto precio.

– Los ensayos clínicos -que garantizan la seguridad y eficacia de nuestros medicamentos- son muy caros, pero absolutamente necesarios. Para reducir el costo de estas drogas en desarrollo, necesitamos conseguir el máximo número de drogas eficientes con el mínimo número de ensayos clínicos fallidos.

James Allison y el japonés Tasuku Honjo, recibieron el 2018 el Premio Nobel de Medicina por sus aportes a la investigación de la inmunoterapia contra el cáncer.

Allison continúa:

«Debemos exprimir cada pizca de información que podamos de los estudios clínicos en curso. Pam Sharma (su esposa oncóloga) y yo, hemos instalado una plataforma de inmunoterapia en el MD Anderson que realiza el monitoreo de los tumores de quienes están recibiendo inmunoterapia para su cáncer. A través del aprendizaje sobre cómo estos tratamientos afectan el sistema inmune, tanto de los pacientes que responden como de quienes no responden, obtenemos información que orienta nuestras futuras investigaciones y estudios clínicos, Estos nos asegura de que no existan ‘ensayos fracasados´

Segundo, la siguiente generación de inmunoterapias supone combinar las distintas ya existentes. En la actualidad, hay más de 1.200 ensayos con estas combinaciones, muchas de ellas seleccionadas al azar. Esto no es sólo una receta para obtener muchos fracasos y frustraciones, sino que prácticamente asegura que las que se encuentren y resulten efectivas, serán extremadamente caras.

-¿Cuál es entonces el enfoque de su laboratorio?

El trabajo de mi laboratorio busca determinar los fundamentos celulares y moleculares de cómo estas inmunoterapias funcionan, ya sea solas o de manera compuesta. Es decir, intentamos usar toda esta información para diseñar combinaciones de manera racional, con la mayor posibilidad de éxito para tumores específicos, y con el menor número de ensayos clínicos posibles.

Déjanos tu comentario (No hay comentarios)

*Campos obligatorios