Buscar temas
Menú
Buscar temas
El doctor Lawrence Boise.
Investigación

Se estrecha el cerco para el «cáncer invisible»

Descubren una pista que ayuda a entender por qué algunos pacientes no responden a los tratamientos para el mieloma múltiple.

Una especie de terremoto -con desplazamiento de placas incluido- es lo que ocurre en los genes de un grupo de pacientes con mieloma múltiple. Este es un tipo de cáncer a la sangre, el segundo sanguíneo más común, donde la persona que la sufre se vuelve un “enfermo invisible”, porque es difícil de detectar incluso en etapas avanzadas, y no provoca tumores sólidos.

Los afectados tienen una proliferación anormal de las llamadas células plasmáticas -ubicadas en la médula ósea-, y cuando la enfermedad ya está declarada provoca dolores de huesos en la cadera y columna, anemia, disfunción renal, fatiga, y dificultad para respirar. En nuestro país se detectan 400 nuevos casos al año.

Este trabajo es muy interesante, y abre todo un universo de nuevos factores pronósticos en el mieloma múltiple”

Doctor Claudio Flores (FALP)

Ahora los investigadores descubrieron que en los pacientes donde los fármacos existentes no funcionan, un segmento de sus cromosomas (grupo de genes) intercambia su posición normal con nefastas consecuencias. Como si dos placas tectónicas se fusionaran dando lugar a un peligroso despeñadero. Este fenómeno, que en medicina genética se conoce como “translocación”, es la pista o marca que un nuevo examen detecta en la sangre de los pacientes con mieloma.

 El test fue diseñado por investigadores del Winship Cancer Institute, de la Universidad de Emory, en Atlanta, Estados Unidos. Los resultados del estudio se publicaron esta semana en Nature Communications, y ayuda a predecir si el tratamiento será exitoso o no.

Marca una diferencia porque influye en el fármaco que el médico puede elegir»

Doctor Lawrence Boise (Winship Cancer Institute)

“Esto marca una diferencia con otros marcadores que hoy usamos en mieloma, porque influye en el fármaco que el médico puede elegir tanto para el tratamiento inicial como en el de mantenimiento”, dice el doctor Lawrence Boise, autor del trabajo e investigador del Departamento de Hematología y Medicina Oncológica del Winship Cancer Institute.

Estudio CoMMPass

El hallazgo surgió del estudio CoMMPass (Clinical Outcomes in Multiple Myeloma to Personal Assessment, por su sigla en inglés). En él participaron 795 pacientes recién diagnosticados, de distintos centros médicos de Europa y Norteamérica, y fue financiado por la Fundación de Investigación de Mieloma Múltiple.

 “Este trabajo es muy interesante, y abre todo un universo de nuevos factores pronósticos en el mieloma múltiple”, afirma el doctor Claudio Flores, hematólogo del Instituto Oncológico FALP.

Según este especialista, el trabajo fue hecho en un número significativo de pacientes con tecnología capaz de leer su genoma (la genética de la persona), y como hallazgo demuestra la importancia de un grupo especial de desplazamientos anómalos (translocaciones) de una porción del cromosoma que terminan por producir células sanguíneas anómalas. “Esto aparece en un 10% de los casos estudiados de mieloma. Abre perspectivas nuevas, sobre todo que sería un marcador de resistencia a un grupo de drogas conocidas como inmunomoduladoras”.

Por ahora, los científicos se encuentran diseñando test genéticos para pesquisar otras alteraciones cromosómicas, así como nuevas terapias que mejoren el pronóstico de los pacientes con esta enfermedad.

Déjanos tu comentario (No hay comentarios)

*Campos obligatorios