Buscar temas
Menú
Buscar temas
Entrevista

Doctor Amaral: “Es un reconocimiento a lo que realizamos en Chile desde hace cinco años”

El fundador de PositronMed comentó el impulso que este año recibió la técnica conocida como teragnosis durante el principal congreso mundial sobre cáncer. Un método que diagnostica y elimina tumores con fármacos radiactivos y que presenta sus resultados más espectaculares en próstata. Páncreas y ovarios están en la mira.

   Por décadas la técnica conocida como teragnosis es usada en el cáncer de tiroides con éxito, pero sin llamar demasiado la atención. Recién el 2021 este método consiguió atraer las miradas durante el principal congreso mundial de oncología que todos los años la American Society of Clinical Oncology (ASCO) realiza en Chicago.

   La explicación de este bajo perfil (hasta ahora), quizá la encontremos en que el tumor de tiroides es uno con los de mejor pronóstico. Por eso, cuando los especialistas comenzaron a obtener resultados sorprendentes usando el mismo principio de “marcar” las células cancerosas y luego destruirlas con radiactividad, pero en el cáncer de próstata que anualmente mata a millones de hombre en el mundo, la teragnosis incluso obtuvo titulares en la prensa masiva.

   “Es como disparar una flecha con una bombilla (ampolleta) y después otra flecha con una pequeña carga explosiva”, anotó el diario El País de España.

El doctor Horacio Amaral es director médico del Centro de Medicina Nuclear PositronMed y fundador de PositronPharma, laboratorio en el cual se producen los radiofármacos 18F-PSMA y 177Lu-PSMA. En la foto: instalaciones en Santiago de Chile.

a estas personas con un cáncer tan avanzado nadie les ofrecía nada. Pues bien, nosotros tenemos pacientes vivos a los cinco años a partir del momento en que su oncólogo o urólogo los derivó directamente a cuidados paliativos una vez que las terapias convencionales fracasaron”

doctor Horacio Amaral (PositronMed)

   En el mapa de los avances de este tratamiento -cuyo nombre “teragnosis” viene del griego e implica dos acciones en una: terapia y diagnóstico- Chile está en un lugar aventajado, ya que es el único país de la región que cuenta con una trayectoria avalada por su participación en investigaciones científicas internacionales y por el tratamiento de unos 40 pacientes con tumor de próstata avanzado o metastásico.

   El pionero es el doctor Horacio Amaral, experto en Medicina Nuclear, quien también lidera el uso de estos radiofármacos en otras patologías menos conocidas como son los tumores neuroendocrinos.

   “Partimos con pacientes con cáncer de próstata avanzado que son resistentes a los tratamientos hormonales u a otras terapias convencionales. Los resultados han sido sorprendentes”, explica el director clínico del Centro de Medicina Nuclear PositronMed y fundador de PositronPharma. Y añade:

 “Podemos decir que nos anticipamos a los anuncios del congreso ya que estamos trabajando en esto desde hace cinco años y somos líderes en América Latina. Nuestro punto de partida fue el mismo artículo publicado por la Universidad de Heidelberg (Alemania) en el cual se basó la investigación presentada en ASCO 2021 por el Memorial Sloan Kettering de Nueva York.”

   Amaral se refiere así a las conclusiones de un ensayo clínico de teragnosis que exhibió esta vez en ASCO el prestigioso centro oncológico neoyorquino, y donde participaron 831 pacientes con cáncer de próstata metastásico. Quienes en el estudio recibieron las descargas radiactivas vivieron 35% más.

  • ¿Qué nos puede decir de lo realizado en Chile?
  • Tenemos más de cuatro mil exámenes diagnósticos con PSMA, que es la molécula que nos permite “marcar” las células tumorales de la próstata como si fuera un lápiz fluorescente y así ver con precisión dónde está el cáncer y, si está diseminado, en qué lugar específico de otros órganos se ubica. En lo terapéutico, que es la segunda parte que implica el término teragnosis, llevamos unos 40 pacientes tratados con unas 80 dosis de Lutecio 177, que es la sustancia radiactiva encargada de “bombardear” y eliminar las células tumorales.
  •  ¿Cómo han sido los resultados?
  • El rendimiento es realmente bueno en quienes tienen metástasis en partes óseas (huesos) y también en partes blandas, como ganglios. Existen otras locaciones menos frecuentes como el hígado, pero lo más habitual en esta enfermedad son las metástasis en los ganglios linfáticos y en los huesos.

   El cáncer de próstata es de la mayor relevancia en Chile y en el mundo. Si el 2018 hubo en nuestro país 6.576 nuevos casos, el 2020 se llegó a los 8.157, según cifras de Globocan, organismo perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS). En mortalidad ocupa el tercer lugar con 2.296 fallecimientos registrados el año pasado, sólo superado por el cáncer de pulmón y el gástrico.

   “A estas personas con un cáncer tan avanzado nadie les ofrecía nada. Pues bien, nosotros tenemos pacientes vivos a los cinco años a partir del momento en que su oncólogo o urólogo los derivó directamente a cuidados paliativos una vez que las terapias convencionales fracasaron”, explica Amaral.

  • Si en Chile la terapia está presente desde hace cinco años, ¿por qué recién ahora hay un pronunciamiento en el principal congreso mundial sobre cáncer?
  • Lo que ocurre es que esta técnica viene principalmente de Europa. En Estados Unidos, por limitaciones de la FDA, cuesta mucho incorporar nuevas tecnologías. Y la molécula que “marca” las células tumorales y que va asociada al lutecio recién fue visado en diciembre de 2020 por este organismo regulador para fines diagnósticos. Antes en ese país sólo estaba autorizado para fines paliativos otro radiofármaco, el radio, que tiene una respuesta que no va más allá de dos o tres meses. En cambio nosotros tenemos en PositronMed a pacientes con más de cinco años y con muy buena calidad de vida ya que, por ser la teragnosis dirigida sólo contra las células tumorales, el tejido sano no resulta dañado.

a partir de ahora veremos que esta terapia será aplicada en estadios cada vez más tempranos del tumor y, esperamos, con resultados curativos”

Doctor Horacio Amaral (PositronMed)
  • ¿Cambia el escenario para el cáncer de próstata?
  • El uso de un nuevo fármaco siempre parte en aquellos pacientes con las etapas más avanzadas de la enfermedad y, en el caso del lutecio, recién fue aprobada la molécula de uso diagnóstico asociada a este radiofármaco. Sin embargo, a partir de ahora veremos que esta terapia será estudiada en estadios cada vez más tempranos del tumor y, esperamos, con intención curativa. También empezaremos a observar un uso combinado del radiofármaco, por ejemplo, su empleo junto a la hormonoterapia o asociado a las nuevas drogas target o dirigidas llamadas anticuerpos monoclonales. Lo anterior además va aparejado de un impacto comercial: ahora hay mayor interés de la industria farmacéutica y, por tanto, otro impulso para ir más allá.
  • ¿Cómo influye en Chile el reconocimiento en ASCO de la teragnosis?
  • Para Chile es un reconocimiento de lo que venimos realizando desde hace ya cinco años. La aprobación de un organismo como la FDA de la parte diagnóstica masificará en el futuro cercano su uso en Estados Unidos y, por tanto, su impacto y masificación en todo el mundo, y eso incluye a nuestro país.
  • ¿Debe ser aprobada por nuestro propio organismo regulador como es el Instituto de Salud Pública (ISP)?
  • Aquí la aprobación de estas terapias todavía está en etapa de desarrollo: son usadas como si fuera una receta magistral y es de exclusiva responsabilidad del médico que la aplica. Es decir, no existe una farmacopea nuclear. Sin embargo, como cada vez hay una mayor conciencia de su importancia, el ISP creó recientemente una unidad de radiofármacos.  El próximo paso es que apruebe cada una de estas nuevas tecnologías que vienen a revolucionar la medicina, y especialmente, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer.
  • ¿Qué pasa con otras técnicas radiactivas como FAPI que también captaron la atención en el congreso de Estados Unidos?
  • Es algo totalmente distinto. Por ahora es sólo diagnóstica. Nosotros ya la estamos usando en un proyecto para diagnosticar fibrosis pulmonar idiopática; una enfermedad que, generalmente, deriva en trasplante. La idea es evaluar en qué etapa de esta patología resulta mejor tal o cual tratamiento y también de qué tipo de fibrosis se trata ya que no todos los casos son iguales.
  • ¿Qué hay del FAPI en enfermedades oncológicas?
  • Muchos tumores sobrexpresan un tipo de células llamadas fibroblastos que el FAPI es capaz de ‘marcar’ para así realizar un mejor diagnóstico y, en el futuro, esperamos un nuevo tratamiento. En nuestro centro también tenemos estudios con este radiofármaco para cáncer de páncreas y de ovarios, y para otros tumores de origen desconocido ya que muchas veces aparece una metástasis y no sabemos de dónde viene. El camino es que estas lesiones lleguen también a tratarse con radiofármacos, es decir, que sea aplicada como teragnosis de la misma manera que hacemos hoy con el lutecio en el cáncer de próstata y como durante tanto tiempo se viene haciendo con el yodo radiactivo en el de tiroides. Por ahora, insisto, el FAPI lo estamos usando sólo como diagnóstico.

Déjanos tu comentario (No hay comentarios)

*Campos obligatorios