Buscar temas
Menú
Buscar temas
Vacunación contra el Covid-19 cuando gobierno hace llamado a que los pacientes con cáncer se inmunicen.
Investigación

¿Qué pacientes oncológicos no responden bien a la vacuna?

Investigación conjunta de EE.UU. y Suiza demostró que hay un pequeño grupo de personas donde fármacos contra cánceres de la sangre debilitan o anulan transitoriamente su capacidad de producir defensas contra el Covid-19. Sugieren estudiar distintas estrategias para protegerlos y refuerzan llamado a recibir inmunización.

Una característica de las campañas mundiales de inmunización contra el covid-19 -incluida la chilena- es privilegiar a los pacientes con cáncer. Esto, porque se trata de personas que muchas veces se encuentran en tratamiento y/o su salud puede estar más frágil.

  La idea es protegerlos a todos, pero hay un pequeño grupo que una vez vacunados no produce anticuerpos para fortalecer sus defensas y combatir así el SARS-CoV-2, a pesar de recibir ambas dosis y completar su esquema.

   A esta conclusión llegó un estudio conjunto de Estados Unidos y Suiza con 131 pacientes, quienes recibieron vacunas del tipo ARN mensajero: 93 de ellos se inmunizó con Moderna y a 38 se les aplicó Pfizer-BioNTech.

se trata de rituximab, un anticuerpo monoclonal contra un antígeno que se expresa en la superficie de los linfocitos B, tanto normales como malignos. Estas son las células encargadas de producir anticuerpos, incluidos los que nos protegen del Covid-19 después de vacunarnos”

Doctor Julián Molina (Clínica Mayo)

   La investigación demostró que el 94% de los participantes desarrolló una buena respuesta inmune, después de tres a cuatro semanas de recibir la segunda dosis contra el coronavirus. En contraste, un pequeño grupo no generó las defensas esperadas tras la inoculación. Si bien es un porcentaje apenas cercano al 6% del total de personas estudiadas, de igual forma surgen interrogantes sobre cómo protegerlos a futuro.

   “No pudimos encontrar ningún anticuerpo contra el virus en estos pacientes” -explica la doctora Dimpy Shah, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en San Antonio, EE. UU. “Esto tiene implicancias para el futuro. ¿Debemos indicar una tercera dosis después que el tratamiento del cáncer se haya terminado, en ciertos pacientes de alto riesgo?”

   El estudio -en que participó también la Universidad de Ginebra- fue publicado por la prestigiada revista Cancer Cell.

   La explicación de que algunos pacientes no produzcan las defensas esperadas estaría en el tipo de tratamiento contra el cáncer que reciben. Esto se observa en quienes reciben quimioterapia citotóxica, y en gran medida en quienes reciben un tipo de anticuerpo monoclonal.

Imagen referencial. Crédito foto: OPS

   “Se trata de rituximab, un anticuerpo monoclonal contra el antígeno CD20, el que se expresa en la superficie de los linfocitos B, tanto normales como malignos. Estas son las células inmunes encargadas de producir anticuerpos, incluidos los que nos protegen del Covid-19 después de vacunarnos”, explica a CancerLATAM el doctor Julián Molina, profesor de Oncología de la Clínica Mayo en Rochester, EE.UU.

   Son varias las investigaciones que apuntan a que los pacientes tratados con este fármaco -tanto por problemas autoinmunes como por linfoma- tienen una respuesta inmunológica debilitada cuando son vacunados. Esto se debe a que la terapia reduciría el número de linfocitos B que producen los anticuerpos necesarios para combatir la enfermedad.

si el paciente recibe esta droga como mantención, se recomienda suspenderla para darle tiempo a los linfocitos de que se recuperen y produzcan los anticuerpos necesarios. Si la recibe en forma urgente o aguda, se aconseja postergar la vacunación hasta que el cáncer esté controlado”

Doctor Julián Molina (Clínica Mayo)

   En el caso de las vacunas contra el covid-19, los datos sugieren que la inmunización no es efectiva dentro de los seis a 12 meses de recibir el mencionado anticuerpo monoclonal. El punto es que rituximab es una muy buena terapia para ciertos cánceres de la sangre.

 Entonces, ¿cuál sería una buena alternativa?

   “Si el paciente está recibiendo esta droga como mantención, entonces se recomienda suspender el tratamiento para darle tiempo a los linfocitos de que se recuperen y puedan producir los anticuerpos necesarios. En el caso de que esté recibiendo la terapia en forma urgente o (por enfermedad) aguda, se aconseja postergar la vacunación hasta que el cáncer esté controlado”, responde el oncólogo.

   En todo caso, el doctor Molina aclara que ahora hay información de que algunas personas, aunque tengan sus linfocitos B reducidos en número, tienen una inmunidad mediada por los llamados linfocitos T que es capaz de dar protección contra el coronavirus después de la vacuna.

   Otra alternativa que se está explorando para estos enfermos -según este especialista- es la de administrar más de dos dosis de la vacuna anticovid.

Déjanos tu comentario (No hay comentarios)

*Campos obligatorios