Buscar temas
Menú
Buscar temas
Prevención

Ni mucho ni poco: la alimentación balanceada que ayuda a prevenir el cáncer

Una dieta pobre en granos, vegetales y lácteos favorece el desarrollo de tumores, según una de las pocas investigaciones sobre los hábitos que podemos modificar para combatir la enfermedad. No se trata sólo de evitar comer en exceso carnes rojas, alimentos procesados y azúcar, sino también de poner sobre la mesa el sentido común.

La palabra clave es equilibrio. Comer poco de ciertos alimentos o mucho de otros, así como estar habituado al consumo de bebidas azucaradas, tiene un costo para la salud de las personas adultas. Esta es la conclusión de uno de los pocos análisis científicos sobre factores de riesgo conectados con la alimentación, y que podemos modificar para combatir el cáncer.

El estudio realizado por la Universidad de Tufts, de Massachusetts, fue publicado por la revista JNCI Cancer Spectrum, del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Nuestro hallazgo enfatiza la oportunidad de reducir la carga de cáncer a través de una mejoría en la alimentación”

Fang Fang Zhang epidemióloga en cáncer e investigadora principal del estudio.

Entre las conclusiones más importantes del estudio están las siguientes:

1.- El cáncer de colon tiene la más alta proporción de casos asociados a una dieta desbalanceada con un 38,3%. Este es seguido por los tumores de boca, faringe y laringe, que el estudio relacionó con la dieta en 25,9% de todos los casos. Le siguen el cáncer de útero, de mama, riñón, estómago e hígado.

2.- El bajo consumo de granos integrales se vincula con la mayor proporción de nuevos casos de cáncer. Esto es seguido por una baja ingesta de lácteos, el consumo de carnes procesadas, bajo consumo de frutas y verduras, alta ingesta de carnes rojas, así como de bebidas azucaradas.

3.-Alrededor del 16% de todos los tumores asociados a la dieta, se atribuyen a alguna vía metabólica relacionada a la obesidad.

El colon, seguido por la boca, faringe, laringe y -más atrás- útero, mama, riñón, estómago e hígado, son los órganos más afectados por el cáncer debido a una dieta desequilibrada.”

Universidad de Tufts, Massachusetts

La estimación es que 5,2% del total de tumores diagnosticados en adultos en Estados Unidos, estaban ligados a factores de la dieta. Esto es comparable a la carga de cáncer asociada a alcohol, que se estima entre el 4% y 6%.

El exceso de peso sería responsable del 7% a 8% de los casos, mientras que la falta de actividad física correspondería al 2% a 3%. Hay que tomar en cuenta que cada una de estas cifras -que pueden parecer menores- suman entre sí y aumentan la posibilidad de desarrollar la enfermedad.

Déjanos tu comentario (No hay comentarios)

*Campos obligatorios